FANDOM


Kaya Dragrisade
Usuario PrussianPaulens
Serie Indefinida
Información del personaje
Doblaje
Japonés Fumiko Orikasa
Caracteristicas
Nacimiento 29 de noviembre
Edad 19
Género Mujer
Altura 1,67
Estado profesional
Afiliación Infinite (Anteriormente)

4 Shadows

Estado personal
Estado Activa
Familia Mira (Hermana)
Debut
Anime Indefinido
«No me importan tus intenciones ni tus disculpas, solo tus actos.»
~ Kaya a Orka.
«Aunque él confíe en mí, es inevitable. Algún día te tocará devolverme el favor. »
~ Kaya a Fafe.

Apariencia Editar

HNI 0074.JPG

Kaya es una joven de pelo azul claro, con un flequillo que suele cubrir su ojo derecho. Sus ojos son de color rojo sangre.

Suele vestir con ropa deportiva o camisas con vaqueros, casi siempre acompañado de una mochila o bolsa. También acostumbra a llevar los brazos vendados.

Carácter Editar

Kaya es una chica bastante alegre y decidida, aunque en ocasiones puede ser muy perezosa. Le encanta el color verde, su comida favorita es el bacon y le gustan todos los animales.

Suele sacar conclusiones equivocadas, lo que causa varios malentendidos a su alrededor. No tiene orientación alguna. No duda ni un momento a la hora de lanzarse al combate y siempre lo dará todo para conseguir la victoria. Cocina de pena, pues en muchas ocasiones quema la comida, confunde los ingredientes o incluso siguiendo una receta al pie de la letra el resultado ha sido pésimo.

Habilidades Editar

Kaya utiliza un poder llamado Dragon Soul. Este poder lo poseen aquellos que albergan la energía de los dragones en su interior y son capaces de controlarla. El Dragon Soul de Kaya consta de las siguientes fases:

Primera fase: Kaya utiliza la energía dragón a través de su espada. Es la que más suele usar, pues prácticamente no consume energía.

Segunda fase: Kaya utiliza el Dragon Soul directamente, creando ondas de energía dragón o incluso materializando figuras con esta.

Tercera fase: A partir de esta fase la energía de Kaya se consume rápidamente, por lo que no la usa con frecuencia. Kaya concentra la energía en su interior, hasta llegar a un punto en el que es capaz de disolver su propio cuerpo en energía dragón. Esta fase le da una increíble velocidad.

Cuarta fase: La piel de Kaya se cubre de escamas blancas, le aparecen unas alas de dragón y los extremos de su pelo se vuelven rubios. La potencia de sus ataques aumenta notablemente, al igual que su defensa.

Quinta fase: En esta última fase, Kaya utiliza su poder para abrir portales e invocar dragones, aunque consume demasiada energía. Actualmente, Kaya dispone de diez portales distintos.

Armas Editar

Kaya posee una espada llamada Matadragón, que es capaz de coordinar con el Dragon Soul. La espada mide 1,20 metros, y está cubierta en gran parte con escamas de dragón.

Historia Editar

HNI 0073.JPG

Kaya, vivía en un pueblo pequeño con sus padres y su hermana. Pero aquel pueblo tenía algo distinto, una vieja historia decía que, en la montaña que se alzaba tras este, habitaba una terrorífica bestia. La peliazul tenía unos catorce años, cuando decidió subir a esa montaña para ver si la historia era cierta. Tras un largo y duro camino, la chica llegó a la cima. Allí, la chica encontró una gran cueva bloqueada por una roca con un extraño símbolo, parecían tres círculos, uno dentro de otro, fragmentados por varias partes. Cuando Kaya colocó la mano sobre el símbolo, notó una extraña sensación y, empezó a surgir una extraña energía que cubrió el símbolo e hizo que la roca se fragmentara. Entonces, en la oscuridad de la cueva, pudo ver como una punzante mirada azul se fijaba en ella. La chica sentía como el brillo azul de esa mirada se clavaba en ella como si de una afilada espada se tratase. No muy segura de lo que hacía, entró en aquel oscuro lugar, acercándose cada vez más al destello azul. Tras avanzar apenas unos metros, escuchó una fuerte respiración y, entonces, sintió una extraña sensación. Empezaba a ver una gran silueta en forma de serpiente. Sintió algo de miedo, pero continuó. ¿Era aquella la bestia de la que hablaban? Si así era, no parecía agresiva. De repente, escuchó la voz de la bestia desconocida, era una voz tranquila y grave, una voz que le hizo calmarse. Esa voz le dijo "ya era hora, alma de dragón". La chica, obviamente, no entendió aquello. Entonces, en la pared de la cueva, las grietas se iluminaron , como si por ellas pasase lava incandescente, y al fin, pudo ver lo que allí había. Una gran bestia alargada cual serpiente, cubierta de blancas escamas, dos extremidades delanteras unidas a unas poderosas alas y unos aterradores colmillos. Nada más y nada menos que un dragón. Kaya no sabía cómo reaccionar, era lo último que esperaba encontrar allí. Este miro a la chica y volvió a hablarle: "No esperaba a alguien tan joven, alma de dragón". Alma de dragón, ya se lo había repetido antes, y no comprendía porqué le llamaba así, cosa que dio a entender por su expresión. Entonces, el dragón hizo un gesto que parecía una sonrisa, y le dio explicaciones. Le explico su poder, el mismo poder con el que había deshecho el sello de la cueva. "El poder para controlar dragones, el poder para proteger dragones, el poder para ser como un dragón". Tras un largo rato, ella lo comprendió, y le pidió que le ayudara a usar ese poder. Desde entonces, durante dos años, fue día tras día junto a Drag. Así se llamaba aquel dragón, Drag.

Tras dos lagos años, entrenando día tras día con aquel dragón, la chica le consideraba su segundo padre. Desafortunadamente, un día, aquello terminó. Kaya subió la montaña hasta llegar a la cueva, y, para su sorpresa, Drag no estaba solo. Un dragón morado y negro le atacaba. Estaban muy igualados, pero el dragón blanco tomó el control de la batalla. La joven se acercó para ver aquella escena, cosa que el enemigo vio. La bestia morada empezó a evitar los ataque lanzados por Drag, con la chica como objetivo. Cuando tuvo la suficiente energía, creó un ataque que la liquidaría por completo, y no dudó en usarlo. Ella veía su final acercarse, no había manera de esquivarlo. El enemigo desapareció, mientras su ataque avanzaba. Pero, de repente, cuando la chica cerró los ojos, cubriéndose al ver que moriría, Drag se interpuso entre ella y la amenaza. Apenas pudo ver al dragón delante de ella, y cuando abrió los ojos, estaba sola. No podía creerlo, le había perdido. Entró en la cueva del que le había salvado, derramando lágrimas, y entonces, en el centro de esta, en un cúmulo de energía dragón, se materializó una espada. Una gran espada cubierta de escamas. Pero eso no era todo, la voz de Drag sonó por última vez: "Coge la Matadragón, busca al segundo maestro que termine mi trabajo, y completa tu poder. Confío en ti, alma de dragón". Aquellas palabras le hicieron llorar más. Agarró la espada y bajó la montaña, dispuesta a encontrar a su segundo maestro, debía hacerlo por Drag. La chica había empezado su viaje y, con apenas 16 años, recorrió un largo camino. Un día, atravesando un sendero, sintió una extraña sensación. Era la misma sensación que sintió al entrar en la cueva de Drag. ¿Podría ser allí? La chica alzó la vista hacia la montaña por la que pasaba el sendero. ¿Estaría en la cima el segundo maestro del que le habló Drag? No dudó un momento y desvió sus pasos hacia la cima. La subida fue complicada, ya que aquella montaña estaba cubierta de nieve, y la chica no estaba acostumbrada al frío. Al llegar, se repitió esa extraña sensación. Definitivamente, era allí, era el lugar donde terminaría su entrenamiento. Aún estando segura del lugar, no veía a nadie. Dio un par de vueltas sin ver nada, hasta que un gran montón de nieve se elevó, pues bajo ella, había un dragón del color de la misma. La chica se le quedó mirando un rato, hasta que reunió el valor para acercarse. Este la miraba con desconfianza, de manera que, recordando a Drag, se identificó como alma de dragón. En ese momento, el dragón cambió su expresión. "Has llegado rápido. Mi nombre es Aisuga". Aquella voz era suave, como la de Drag. A partir de entonces, la chica se quedó junto a él, aunque no por mucho tiempo, pues al pasar medio año, su entrenamiento con él había terminado, debería continuar sola. Pero, como si de una repetición se tratase, un dragón negro surgió de entre las nubes. La chica, usó su poder para hacer aparecer la espada que Drag le había dejado. Esta vez quería luchar, y así lo hizo. Vencieron a la bestia negra, y Kaya retomó su viaje.

En un momento de este, la peliazul creyó descubrir el método de encontrar desafíos y ser más fuerte. Ese método se llamaba Infinite, una organización especializada en enemigos realmente poderosos. Estuvo allí un largo tiempo, hasta volverse de las mejores.

Tras meses en Infinite, Kaya dominaba a la perfección la lucha cuerpo a cuerpo, pues es la que usaba más estando allí. Hacía misiones de las más complicadas, intentando ser lo más fuerte posible. Un día, recibió una misión de alto rango, y , totalmente decidida, se dirigió al lugar donde se llevaría a cabo. Ella esperaba una gigantesca bestia, o quizá un gran grupo de peligrosos monstruillos, pero, al llegar, tan solo encontró un gran rastro de destrucción. Muy impactada por aquello, continuó avanzando hasta llegar a un amplio lugar donde las tropas de Infinite y del reino atacado le bloqueaban la visión. Fue avanzando entre la gente, pensando en qué horrible criatura encontraría. Al fin, llegó al frente y, para su sorpresa, no había ninguna horrible criatura. Era un chico, un chico de pelo negro con una línea morada bajo su ojo izquierdo. No creía que él hubiese hecho aquello, pero esta idea cambió cuando, gran cantidad de personas, se acercaron a atacarle. Unos salieron despedidos, otros fueron atravesados pon negras púas, y otros... mejor no decirlo. Kaya miró a su alrededor, nadie iba a atacar tras esa escena, excepto una persona. Una chica de pelo castaño con una extravagante bufanda, se colocó frente al enemigo. Tenía la mirada seria, pero no parecía que fuese a atacar. La peliazul apenas pudo escuchar una palabra de las que dijo la desconocida: "suéltalo". El chico soltó una leve risa y, sin ningún miramiento, atravesó el estómago de la chica con su brazo. Todo el mundo quedó en silencio, aquella escena se quedaría por siempre en la mente de Kaya, pero, por desgracia, se quedaría en la de alguien más. El enemigo, tras ver caer a quien acababa de quitar la vida, quedó en blanco unos instantes, mientras su pelo se volvía azul oscuro. Entonces, se desvaneció, como el agua es tragada por la tierra. 

Kaya tenía algo seguro. Ese chico, era ahora su único objetivo.

Había conseguido localizar al peligroso chico, pero, de alguna manera, no podía atraparle. Sabía que no sería fácil, pues descubrió que era, nada más y nada menos que un demonio. Además, no estaba solo, iba acompañado de un curioso pelirrojo. Pero algo fallaba. Siempre que le encontraba y combatían, sentía que no era igual que cuando lo vio por primera vez. Un día, cuando la chica encontró al objetivo, todo fue distinto. Él y el pelirrojo hablaban con otro chico. Kaya les observó un buen rato, se fijaba en cada movimiento, en cada detalle, y solo pudo confirmar su sospecha. Aquel chico era distinto que el chico al que conoció. Era la misma persona, pero su carácter era totalmente distinto. Incluso al final, no pudo evitar sonreír al mirarle. Entonces, vio cuál era su camino, y dejó de esconderse para mostrarse ante ellos. Ellos se pusieron en una posición defensiva rápidamente, excepto el tercer chico, que se mostró indiferente. Kaya alzó las manos en señal de tregua. "No vengo a atacar, vengo a corregir mis errores. Todo este tiempo creí que eras una amenaza, pero ahora estoy segura de algo. Deseo que seas mi aliado".

Ese fue el día, en que nació una letal combinación llamada: 4Shadows. 

Relaciones Editar

Orka

Le conoció como su enemigo por lo que ambos conocen muy bien el poder del otro. Orka parece sentir algo por Kaya y ella es consciente de esto, aunque no se sabe muy bien cuáles son sus sentimientos por él. Ambos forman parte del mismo equipo, y se llevan bastante bien.

Benze

Benze y Kaya tienen un carácter bastante parecido, por lo que se llevan muy bien. Juntos, son bastante escandalosos e irritantes, y suele ser Orka el que tiene que hacerles callar.

Psico

Kaya se lleva bien con él, aunque suele mostrar más seriedad cuando le habla. No acaba de fiarse de él, lo que influye bastante cuando combaten juntos.

Drag

Es su maestro y confía completamente en él, incluso cuando este desapareció. Años después, apareció junto a Garra y Fafe, lo que hizo que la chica se diese cuenta de que no le conocía tanto como creía.

Fafe

Le odiaba con toda su alma por haber lanzado aquel ataque contra Drag, pero eso cambió en su segundo enfrentamiento con él, el que fue más bien una venganza. Este cayó derrotado y dejó ver que, años atrás, había perdido el control ante un poder superior.

Curiosidades Editar

  • Su color favorito es el verde.
  • Su dieta se basa, mayormente, en carne y marisco.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar